Es evidente que el futuro pensado y soñado ya está aquí. En la actualidad tenemos distintos medios de pago a nuestro alcance.

De hecho, en Easyself hemos trabajado internamente en conseguir ofrecer todos los medios de pago al usuario. Después de muchos años incorporando en nuestros distribuidores, los medios de pago habitual, pago metálico, tarjetas electrónicas de débito o crédito y tarjetas personales internas de empresa, ha llegado con fuerza la tecnología NFC, a través de los teléfonos móviles.

Los pequeños teléfonos que llevamos en el bolsillo no dejan de crecer. Hace 10 años los usábamos para hablar, escuchar y poco más. Actualmente lo utilizamos para trabajar, usamos el GPS para ubicarnos, para jugar, cámaras para ver, música para bailar, etc. Definitivamente, hoy se han convertido en un dispositivo del que no nos separamos en ningún momento.

Diariamente, cuando salimos de casa llevamos siempre el móvil encima. Esto da lugar a una revolución, la utilización del móvil como medio de pago, un medio que proporcionamos en los distribuidores Easyself.

Bajo la etiqueta de Mobile Payments” se esconde la promesa de que en un futuro muy cercano vamos a realizar todos nuestros pagos con nuestro terminal, de una forma sencilla, fiable, segura, sin efectivo ni tarjetas de plástico de por medio.

El pago es más rápido, seguro y permite desarrollar nuevas acciones de fidelización,  dando la posibilidad de eliminar el plástico y toda su logística. Los pagos móviles propician la aparición de un modelo mejor, más ágil y seguro.

¿Cómo funciona un pago por móvil?

Después de una primera generación de  experiencias de pago móvil con tecnologías maduras como códigos BIDI, etiquetas RFIDs, web, SMS… nos centramos en la generación basada en tecnología NFC  o “Near Field Communications” que es un estándar para comunicaciones inalámbricas de “campo cercano”  que permite que dos dispositivos equipados con chips NFC puedan transmitir información entre sí de forma segura simplemente aproximando uno al otro unos 4 cm.

nfc-iphone-ipad1

Podemos considerarlo una evolución del RFID ya que no requiere que los dispositivos se interconecten previamente y funciona por contacto o en un rango muy corto. La principal diferencia con RFID es que el chip NFC está gobernado por un procesador.

De esta forma, realizar el pago en Easyself es tan sencillo como encender nuestro smartphone, abrir la aplicación de “Digital Wallet”, seleccionar  la tarjeta con la queremos pagar y aproximar el móvil NFC al TPV NFC incorporado en el frontal de nuestros distribuidores Easyself. El importe de la bandeja con el menú se cargará automáticamente en nuestra cuenta bancaria exactamente igual que si hubiéramos pagado con una tarjeta, con la ventaja de tener un perfecto control de todas nuestras finanzas y de realizar un pago seguro.

La tecnología ya esta disponible (a partir del próximo año veremos como todos los smartphones  y TPVs incorporará chips NFC) y los operadores móviles han establecido alianzas para acelerar la curva de adopción.